El ex atacante nacional, dueño de una zurda prodigiosa, conversó y repasó su carrera futbolística con GolMaster, recordando parte de las etapas que le tocó vivir. 

Mayo de 1992 y un joven delantero de 15 años asiste a probarse a las divisiones inferiores de Universidad Católica. Transcurren 4 meses y debuta en el primer equipo profesional una noche lluviosa de septiembre en aquel año. Así comienzan los relatos de Sebastián Rozental para GolMaster sobre sus comienzos en el profesionalismo.

“Todo fue muy rápido, debuté en un amistoso el 16 de septiembre en San Carlos de Apoquindo frente a Independiente de Avellaneda y posteriormente en la liguilla por el segundo cupo a la Copa Libertadores. Entré en el segundo tiempo contra Unión Española donde ganamos 2-0 y recuerdo que necesitábamos que Colo Colo le ganara a la U en el encuentro que se estaba jugando de forma simultánea para que tuviéramos la chance de disputar una definición frente a Universidad de Chile. Colo Colo hizo el gol sobre el final y en el partido que definimos frente la U un par de días después, ganamos 3-1 clasificando.

El histórico tercer lugar de la Sub-17 en Japón

A comienzos de 1993 se disputó en Colombia el sudamericano Sub-17 para el Mundial de la categoría en Japón. Los dirigidos por Leonardo Véliz hicieron una buena primera fase y clasificaron para el cuadrangular final junto a los ‘cafeteros’, Brasil y Argentina. Después de dos empates en los primeros encuentros, Chile necesitaba un punto frente a la ‘albiceleste’ para asegurar la clasificación a la cita mundialera. “Ganábamos 2-0 jugando un gran partido, pero después nos empatan cuando quedaban pocos minutos y expulsan a Ariel Salas colocándome yo al arco porque ya no teníamos más cambios. Esos últimos minutos fueron de sufrimiento hasta que terminó el partido y logramos la clasificación”, recuerda Rozental.

Después viene el Mundial en Japón donde obtienen el histórico tercer lugar, ¿En qué momento se dan cuenta que estaban para cosas grandes?, ¿Dimensionaban lo que se vivía en Chile con lo que consiguieron?

“Primero que todo hay que señalar que la preparación que tuvimos para el Mundial fue muy buena. Creo que jugamos entre 10 y 15 partidos amistosos y eso nos permitió llegar con un ritmo futbolístico importante. Después en el Mundial igualamos con China, le ganamos a Túnez y empatamos con Polonia. Pero donde nos dimos cuenta de que podíamos llegar lejos fue frente a Checoslovaquia, ese fue el mejor partido que jugamos. No estábamos tan al tanto de lo que pasaba en Chile, también por un tema de la diferencia de horario, pero durante el regreso hicimos escala y alojamos una noche en Miami. Ahí nos dimos cuenta de la locura que había en el país y más aún cuando llegamos, fue impresionante.

La importancia de Gorosito, Acosta, Manuel Pellegrini y la consolidación en 1996

En 1994 Universidad Católica contrató a Manuel Pellegrini como director técnico y rompió el mercado en el fútbol nacional con la llegada de Néstor Raúl Gorosito y Alberto Acosta. Durante ese año, Rozental alternó entre la titularidad y suplencia con Luka Tudor y Rodrigo Barrera. Pero es en 1995 cuando su capacidad goleadora comenzó a explotar. “Para mí haber jugado con el ‘Pipo’ y el ‘Beto’ fue fundamental porque el conocimiento y la experiencia que aportaban ellos me lo transmitieron con sus consejos, lo mismo que Manuel Pellegrini que siempre te motivaba a mejorar en los entrenamientos, uno de los mejores entrenadores que tuve”.

El año 1996 viene tu consolidación, ¿fue el mejor año de tu carrera?

Sin dudas que sí, fue un año espectacular. Creo que terminando la primera rueda se va Manuel Pellegrini después de un empate con O´Higgins en Rancagua y llega Fernando Carvallo. Hicimos una excelente segunda rueda y yo exploto con una cantidad importante de goles, aunque no nos alcanzó para ser campeones. Ese año incluyendo la liguilla creo que habré convertido alrededor de 30 goles y me fui de Católica clasificando a la Copa Libertadores”.

Escocia y la lamentable lesión

A comienzos de 1997 el delantero zurdo fue transferido al Glasgow Rangers de Escocia. En su estreno, sintió un extraño dolor en la rodilla, pero siguió jugando y le anotó al St. Johnstone. Minutos más tarde, el cuerpo médico del conjunto escocés ratificaba que se trataba de una rotura de ligamentos cruzados en la rodilla izquierda. Tras eso, fue operado en Estados Unidos y la cirugía no resultó totalmente exitosa.

“Hubo un quiebre. Siempre separé mi carrera en dos momentos. Después de la lesión no pude ser el mismo, eso me perjudicó en mi nivel y pasé por un montón de países”. Complementando que “la lesión fue muy trágica. El hincha del Rangers supo que me lesioné al minuto de jugar y que no quise salir de la cancha, por eso marqué”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *