De bajo perfil y sin pelos en la lengua, el retirado portero Luis Marín conversó con GolMaster sobre sus inicios en el fútbol amateur y luego el salto al profesionalismo. Varias puertas cerradas a pesar de tener las condiciones necesarias para jugar forjaron una personalidad fuerte que lo llevó a lo más alto del fútbol chileno.

Con 34 años colgó los botines para dedicarse de lleno a la defensa de jugadores profesionales a través del Sifup donde ostenta el cargo de secretario. Aquí repasamos parte de su historia.

Sus inicios en canchas de tierra

Cuándo jugabas por el colegio Salesianos y en el club Villa Berlín en Cerro Los Placeres, ¿pensaste en algún momento en convertirte en jugador profesional?

“En el colegio siempre me gustó jugar al arco. Competíamos en todos lados, pero nunca fue mi intensión ser jugador profesional, solo buscaba terminar los cursos de mecánica en el colegio. Luego, después de dar la Prueba de Aptitud, estaba listo para entrar a la Universidad Federico Santa María. Esa era mi proyección y lo lógico para mí. Pero después de jugar un campeonato de selecciones, me fui a jugar a préstamo a la selección de Cordillera y en uno de los partidos de un torneo me vio un veedor de Santiago Wanderers que me invitó a realizar una prueba. Tras eso, me probé en el equipo de tercera división, me gustó y seguí, pero lo que me impulsó fue que uno de los entrenadores me llamó para ser el cuarto arquero del equipo. Sin embargo, con el correr de los meses me dijeron que no tendría ninguna oportunidad y que debía buscar club. Me probé en Colo Colo donde me recibió Marcelino Espina quien me dijo que por mi edad (18-19 años) no iba a tener opciones de jugar porque el titular era Claudio Bravo. Me fui a Audax Italiano cuando Claudio Borghi era entrenador, me quedé y firmé mi primer contrato como profesional. Ahí debuté”.

Para ser arquero, te retiraste joven del fútbol. ¿Qué pasó?

“Sí, me retiré joven. Temuco fue mi último club y fue más que nada por desilusión por las cosas que uno vive. El nivel dirigencial en Chile en gran parte es muy malo y vivir desilusiones generan querer aportar desde otro lado. Estando en Temuco, tuve la oportunidad de entrar en esta nueva era sindical del Sifup donde claramente hemos marcado un ante y un después con Gamadiel (García) y todo el grupo. Con ellos creímos que era necesario generar un cambio en el fútbol chileno y darle un vuelco a lo que era la administración anterior y eso, en parte, gatilló el hecho de que decidiera no seguir jugando a pesar de que tuve opciones y ofrecimientos de varios clubes”.

Tras un paso irregular en el equipo audino, donde a pesar de estar tres años no tuvo muchas oportunidades de jugar, Marín decidió probar suerte en Lota Schwager para tener la continuidad que cualquier futbolista, y sobre todo un arquero, necesita, y porque además “necesitaba mostrarme como futbolista”.

¿Cómo fue tu paso por Lota?

“Sabía que llegaba a un club muy complicado. Estuve un año y deportivamente no nos fue bien porque descendimos, pero tuve la fortuna de ser uno de los puntos altos del equipo y eso me permitió llegar a Unión Española”.

En Unión, Luis Marín se puso bajo los tres palos luego de una lesión del portero titular Cristián Limenza. Sus buenas actuaciones y la regularidad alcanzada le permitieron ser convocado a la Selección chilena que conducía Marcelo Bielsa. El premio: ir al Mundial de Sudáfrica el 2010.

“Cumplí el sueño de ir a un Mundial”

Fuiste al Mundial de Sudáfrica. ¿Cómo fue esa experiencia?

“Hasta el día de hoy es difícil asimilar el llamado. Disputaba el tercer puesto de arquero con Cristopher Toselli y gané la pulsada porque se lesionó. Trabajé para ganarme ese puesto y cumplir el sueño de ir a un Mundial, pero en el momento no lo asimilas, solo lo disfrutas y festejas”.

¿Alguna anécdota?

“En los últimos días antes de volver a Chile, el complejo deportivo donde entrenábamos tenía una cancha de paintball. Preguntamos si podíamos jugar y armamos dos equipos. En un equipo estaba Ismael Fuentes y en el otro estaba yo. El ‘Huaso’ era bravo, terrible para el disparo y como buen estratega, se escondió en una loma donde nos reventó a disparos”.

“Enfrenté a Lampard y Pirlo”

¿Cómo fue tu relación con Johnny Herrera en la U?

“Buena, tenemos una excelente relación hasta el día de hoy. Todos los arqueros que llegaban a la U sabían que estando Johnny no tendrían muchas posibilidades de jugar, sin embargo, yo debo ser el arquero que más ha jugado estando Herrera en la U”.

¿Cómo se dio tu salto al Sporting Kansas City de la MLS de Estados Unidos?

“Luego de mi paso por la U se dio la posibilidad y no lo pensé. Estuve casi un año y la verdad lo disfruté. Jugué contra equipos poderosos que tenían en su plantilla a (Frank) Lampard, (Andrea) Pirlo, jugadores realmente de nivel mundial. Fui uno de los mejores latinos de la liga. Tomé la decisión de volver a Chile y llegué a Palestino donde hicimos un campañón. Es un club que quiero mucho con una hinchada muy, muy bonita y tengo muchos amigos ahí”.

La difícil misión de restituir la confianza en el Sifup

Ahora que tienes un cargo importante en el Sifup, ¿qué cosas faltan por mejorar en el fútbol chileno?

“En cuatro años hemos generado bastantes cambios y hemos creado una identidad fuerte para que el jugador se sienta respetado e identificado con el Sifup. Tenemos credibilidad y transparencia con los futbolistas y eso queríamos porque es el puntapié inicial para hacer un buen trabajo”.

¿Crees que le faltó algo a tu carrera?

“Estoy super contento con la carrera que hice. Jugué donde quise, estuve en los lugares que quería estar. Quizás pude cambiar algunas cosas de mi forma de ser, pero siempre he sido así. No pienso que mi carrera podría haber sido mejor o peor, estoy tranquilo y contento con lo que hice”.

¿Cuál es tu equipo ideal de jugadores con los que compartiste cancha?

“En el arco Johnny Herrera. Defensa por la derecha, Felipe Campos; al centro Waldo Ponce e Ismael Fuentes, y por la izquierda a Roberto Cereceda. Como volante central César Fuentes; dos volantes de salida con Charles Aránguiz y Arturo Vidal; en la creación a Jorge Valdivia. En delantera a Humberto Suazo y Fabián Orellana”.

¿Te gustaría ser director técnico?

“No. Mi carácter no me lo permitiría”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *