fbpx

El exjugador de múltiples equipos en el fútbol chileno, Fernando Martel, y quien además se encuentra retirado de la actividad desde 2013, hoy se dedica completamente a lo que es su empresa, su familia y a unas de sus grandes pasiones que tiene: el enduro en las motos.

El ‘zorrito’ conversó con GolMaster de las experiencias que vivió durante su etapa como futbolista, profesión en la que se desempeñó principalmente como volante de creación, y que por sus características de ser un jugador habilidoso de tres cuartos de cancha, tenía bastante llegada al gol.

Comienzo amateur

Su comienzo fue en el amateurismo para luego pasar a Unión San Felipe donde debutó como profesional en 1993. “Las cadetes mías fueron mínimas, seis o siete meses, y habré jugado 11 o 12 partidos. Yo nací en el club Arturo Prat y por un par de entrenadores llegué a las divisiones inferiores de San Felipe. De ahí me subió al primero equipo “Manolo” Gaete, quien me hizo debutar y el que me vio más condiciones con menos edad de los que estaban en el plantel”.

Everton, Santiago Morning, Santiago Wanderers, Cobreloa (donde se proclamó campeón del Apertura 2003), Ñublense, Deportes Iquique y Deportes Antofagasta fueron las otras camisetas que vistió a nivel nacional. Aunque sus mejores momentos fueron en Alianza Lima de Perú, y Atlético Nacional de Colombia, donde se consagró campeón.   

Además, vistió la camiseta de la Selección chilena entre el 2001 y 2004, participando de las Clasificatorias para el Mundial de Alemania 2006, donde jugó casi todos los encuentros de la primera rueda.

 ¿Qué le faltó a ese grupo para haber llegado al Mundial?

“Cuando arrancó la eliminatoria, nosotros empatamos con Argentina, le ganamos a Perú y más adelante igualamos sobre el final frente a Brasil, hasta ahí todo iba bien. Pero si no van las tres cosas de la mano, jugadores, técnicos y dirigentes, es muy difícil. En ese tiempo solo remamos cuerpo técnico y jugadores. Había gente, lo voy a decir con la palabra vulgar, muy “pichanga” a cargo de la dirigencia. Personas que no tenían idea que Juvenal (Olmos) cada vez que pedía algo era un parto poder conseguirlo, arreglar los premios… Había gente no ligada al fútbol que solo veían los intereses de ellos. En este caso Reinaldo Sánchez, el interés económico de la ANFP y no el objetivo final que era poder llevar a la Selección al Mundial después de Francia 98”.

Campeón en Perú y Colombia

En 2006 Martel firmó por Alianza Lima y se consagró campeón esa temporada. En los “blanquiazules” disputó 41 partidos y anotó en 5 ocasiones, incluyendo un golazo en el clásico frente a Universitario.

Sin embargo, señala que fue difícil caer bien en la gente sobre el comienzo, por la rivalidad histórica que existe entre ambos países, pero que después de un par de encuentros y manteniendo al equipo en la punta, la actitud de los hinchas cambió por su entrega y compromiso en el campo de juego.

“Cuando llegué a Alianza, ellos apostaban a que por fin podían darse el título que hace unos años no se concretaba. En ese sentido al principio fue un poco complejo, pero más allá de eso, resalto un poco la personalidad y actitud mía dentro del campo. Eso era lo que el hincha estaba esperando, más que nada para lograr conseguir un campeonato y que el equipo tuviera una forma de jugar. Aparte, había un muy buen técnico (Gerardo Pelusso) y los jugadores entendieron. Es difícil allá para un chileno caer bien en la gente por la historia que existe entre Chile y Perú”.

Luego partiste a Atlético Nacional de Medellín, ¿Cómo fue la experiencia en tierras cafeteras?

“Tengo que decir que llegué a un fútbol donde no cualquiera encaja y juega. Fui titular y campeón con Atlético Nacional. Jugué una Libertadores y una Sudamericana. Haber compartido camarín con grandes jugadores como Víctor Hugo Aristizábal, Aldo Leao Ramírez, el ecuatoriano Iván Hurtado, todos jugadores de selección que estuvieron en Europa. Para llegar y entrar en ese equipo había que tener méritos. Yo lo he dicho siempre, hay técnicos que te bancan y saben lo que uno juega, entonces haber jugado en el “rey de copas”, como le llaman, fue muy lindo. Que la gente te quiera es gratificante y que ningún otro chileno haya triunfado en el fútbol colombiano con lo exigente que es, a excepción del ‘Mortero’ Aravena que lo hizo en América de Cali, tiene mucho más mérito”.   

“El Cobreloa de 2003 era un gran equipo”

Ser protagonista y parte del plantel que llevó a los ‘Zorros del desierto’ a volver a gritar campeón luego de 11 años es otro recuerdo que Martel atesora. “El Cobreloa de 2003 era un gran equipo en el que había experiencia y oficio. Jugadores de la talla de Nelson Tapia, Rodrigo Pérez, ‘Kalule’ Meléndez, el Pato Galaz, Lucho Fuentes por nombrar a algunos. Fuimos súper regulares en la fase regular y en los Playoffs jugamos nuestro mejor fútbol. Bueno y coronamos todo ganándole muy bien esa final a Colo Colo”.

Después de haber tenido una extensa carrera y haber jugado en varios equipos, ¿hay alguno en el que te faltó jugar?

“Yo creo que no podría decir si me faltó o no jugar. Con lo que hice creo que rompí todas las expectativas que uno se pueda crear. Haber sido campeón en Cobreloa, estar en la Selección, jugar en Perú, Colombia, México y ganarte al hincha, que te inviten a cada rato, estoy súper agradecido de lo que me tocó. Saber que fue una parte de la vida y el que lo hace tiene que aprovechar. La vida sigue después del fútbol y uno tiene que reinventarse”.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *