fbpx

Por fin pudo celebrar. Después de un enero negro, donde no se le encontró una fórmula adecuada para poder plantear los partidos, y con el fantasma, una vez más, del descenso sobre la cabeza, la Universidad de Chile, como nunca, ganó, gustó y goleó, lo que permite además, llegar con un poco más de confianza a la antesala de su debut por Copa Libertadores.

En un estadio Nacional semi vacío, y con un calor que no daba tregua, la Universidad de Chile, hizo su debut como local, goleando 5-1 y jugando de gran manera frente a un débil rival como lo fue Curicó Unido.  Frente a este resultado, de a poco se comienzan a justificar las incorporaciones de Montillo y de Larrivey, quienes se convirtieron en enormes figuras en el andamiaje del equipo. 

A pesar de que, en los primeros minutos, se vio un partido flojo, lento y carente de dinámica, la U supo darlo vuelta, y de una vez por todas, aunque sea por este partido, mostrar jerarquía y un gran nivel de juego.  

Bastaron solo 14 minutos para que Montillo tras una gran jugada en el área curicana el cual generó un centro perfecto para Beausejour y este cedió de gran manera para Larrivey, el cual abrió la senda goleadora por parte del 20 de los azules.  Trece minutos después, y también tras una gran jugada del 10, llegó el segundo en su cuenta personal.

Todo parecía bien encaminado, hasta el minuto 38, donde la única posibilidad de llegada de Curicó y una de las pocas llegadas en todo el partido, fue aprovechada por el ex defensa azul, Pepe rojas, quien recibió un centro de Pablo Corral y con un remate cruzado venció al meta De Paul. 

En el segundo tiempo, todo fue fiesta. Rápidamente, tres minutos después del comienzo del tiempo complementario y para asegurar de una vez por todas el resultado, Angelo Henríquez, tras una gran jugada asociada y una vez más, donde el número 20 de los azules estuvo presente, convirtió el 3-1 y de ahí para adelante el partido se convirtió en un mero trámite. 

Larrivey continuó con el show para decretar su tercer gol al minuto 84 y cuando el encuentro terminaba, marcó su cuarta diana.  Estos cuatro goles, no solo generaron un alivio en el equipo, sino que, además, por primera vez en su carrera, el trasandino realizaba un póker y de paso se convirtió en el goleador absoluto del campeonato 

Por fin pudo celebrar. Después de un enero negro, donde no se le encontró una fórmula adecuada para poder plantear los partidos, y con el fantasma, una vez más, del descenso sobre la cabeza, la Universidad de Chile, como nunca, ganó, gustó y goleó, lo que permite, además, llegar con un poco más de confianza a la antesala de su debut por Copa Libertadores. 

Tal finalizar la segunda fecha del campeonato,  la U no solo quedó con sus primeros puntos sino que además cuenta con una de los delanteros más eficientes del campeonato (5 goles en dos partidos y uno de los mejores asistentes en las dos primeras fechas, Walter Montillo.  

No hay que relajarse, ya que en el camino se asoma el poderoso equipo brasilero Inter de Porto Alegre. Son palabras mayores, y un equipo a otro nivel, pero de que quedo algo claro es que a la U esta goleada sirvió para mejorar la confianza y la autoestima del plantel.


1 comentario

Azul Azul decretó inédita medida para el próximo partido de la U · 17 febrero, 2020 a las 20:17

[…] donde tradicionalmente se ubican Los de Abajo. Esto producto de los incidentes ocurridos en el partido frente a Curicó Unido y el duelo copero frente al Inter de Porto […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *