fbpx

La mediocampista es una de las jóvenes promesas del fútbol femenino nacional. Canterana de la U, tuvo pasos por los Emiratos Árabes y hoy brilla en el Deportivo Alavés Gloriosas. ¡Conoce su historia!

La primera vez que Sofía Hartard golpeó una pelota fue gracias a su hermano mayor quien hacia de arquero y le pedía que le lanzara el balón cuando aun no tenía noción de que su futuro estaría marcado por este hermoso deporte.

Años después, el fútbol se convirtió en una pasión y un vicio. “Llegué a RED PRO, una escuela que me formó y ahí me dieron ganas de seguir realizando este deporte, amarlo y ser libre jugando creando mi forma de jugar”, recordó la mediocampista.

Terminada esa etapa, y ya con las cosas más claras, a los 12 años llegó a Universidad de Chile -el club de su amores-, donde recibió las herramientas necesarias para mejorar y surgir, hasta llegar al primer equipo, donde fue capitana y donde ganó el Torneo de Apertura 2016.

Tras esa buena campaña, las puertas del mundo del fútbol se abrieron y partió a préstamo al Abu Dhabi CC de los Emiratos Árabes Unidos junto a otras dos futbolistas: Ámbar Soruco y Fernanda Araya. Ahí jugó tres meses.

Europa a la vista​

El sueño de muchas jugadoras es llegar al Viejo Continente por el profesionalismo que entregan los clubes y porque simplemente están las mejores. Fue así como tras su paso por el Abu Dhabi CC llegó al Sporting Club de Huelva de la Primera División Femenina de España a comienzos de la temporada 2017-18. Ahí ganó experiencia y madurez durante​ la temporada que estuvo en el club español donde jugó 30 partidos por la Superliga. ​

En la actualidad se desempeña en el Deportivo Alavés Gloriosas de la Segunda División de España. Y a pesar que manejaba variadas ofertas de equipos de Primera, decidió irse al Alavés por la seriedad del proyecto futbolístico.

¿Cómo es tu actual equipo? ¿Qué te gusta de él?

El Alavés es un club profesional en medidas administrativas y podría decir que está en mejora. Lleva 2 años de existencia e intenta llegar a Primera División. Me gusta el equipo, la infraestructura que nos entregan para realizar el deporte lo más competitiva y profesionalmente posible.

¿Cómo es el fútbol femenino europeo?

El fútbol acá en Europa es soñado para alguien que viene de Sudamérica. La cantidad de equipos, el nivel de la liga, las jugadoras y el énfasis que se nos otorga a la hora de difusiones, protagonismo y compromiso. Los entrenamientos, por lo menos en el Alavés, son constantemente revindicados por preparadores físicos y entrenadores que nunca dejan de absorber información de las demás categorías. Europa para el fútbol femenino está en progreso. Hace poco se logró que las jugadoras de Primera División tuvieran un aporte extra al que entrega el club y eso genera cambios positivos para todes.

¿Cuál ha sido tu mejor momento futbolístico?

Espero que aún no haya llegado mi mejor momento futbolístico. Podría decir que me sentí muy bien en Chile. Tenía a toda mi gente cerca para un mejor rendimiento. Con la U ganamos el Campeonato Nacional por primera vez en la historia, siendo capitana y contando con un hermoso grupo de 30 o más personas únicas y comprometidas, llenas de ilusión. En ese año también comenzó mi aventura saliendo a jugar fuera.

El sueño de volver a vestir la camiseta de la Selección

¿Qué se siente jugar por la Selección Nacional?

Es una sensación de querer lograrlo todo, de entregarte por completo, conectando con todo lo que se ha vivido y dejado para llegar hasta allí. Es un gran sentimiento haberlo logrado y haberlo disfrutarlo al máximo posible siendo consciente de lo que se representa y lo que hay que demostrarle a la gente de Chile que creyó en el fútbol femenino. Se siente orgullo, felicidad y plenitud.

A tu juicio, ¿quién es la mejor jugadora chilena en la actualidad, y por qué?

 Uff, que difícil. Me gustan muchas: Pancha Lara, por ejemplo. Es comprometida, aguerrida, tiene técnica, táctica y es una jugadora completa que aporta a nivel ofensivo y defensivo. Es una grandiosa persona con la cual me tocó compartir piso (departamento) un año en el Sporting de Huelva.

“El fútbol femenino se juega con y por amor”

¿Cómo ves el fútbol femenino nacional en el mediano y largo plazo?

Lo veo y me ilusiono pensando en una igualdad al masculino. Para mí, el fútbol femenino es un deporte distinto al masculino, más pasional, menos físico ya que nuestros genes son distintos, más lento, más vistoso y con menos «show». El masculino mueve otras cosas y está más al alcance del poder económico lo que lamentablemente provoca otras situaciones anexas. En el femenino se juega con y por amor, y eso es único y hermoso en cualquier deporte. Sería importante también llegar a que la gente lo vea así y no lo compare con el masculino. Lograr generar más clubes de alto nivel, con categorías inferiores, que la ANFP apueste más por esto y logremos comenzar con una campaña llena de ilusiones para las mujeres futbolistas.

¿Qué consejo le darías a las niñas y adolescentes que quieren ser futbolistas?

¡Que sean valientes! Que nunca dejen que el miedo o las adversidades las limiten. Cuando de verdad queremos algo con el alma se consigue, pero debemos ser conscientes de todo lo que hay que luchar y dejar de lado por este deporte que es un estilo de vida como dicen. Y lo otro importante que les diría: ¡RAÍCES PARA CRECER Y ALAS PARA VOLAR!

Ping-Pong

Una futbolista: Me gusta mucho Estefanía Banini, Jennifer Hermoso, Marta y Formiga.

Un futbolista: Xavi, pero ahora podría ser Luka Modric por mi posición en la cancha. Eden Hazard me fascina también.

Equipo de tus amores: Universidad de Chile

Un sueño: Llegar a ser única por mi forma de juego y encontrar mi mejor versión. Después llegará sola la oportunidad de volver a la Selección que es uno de mis objetivos. 

Un estadio: El Santiago Bernabéu, pero con el Nacional soy la más feliz del mundo.

Una anécdota: Mi primera convocatoria por la Selección adulta. Tenía 16 o 17 años y me amarraron a una silla en un hotel de Brasil, me pusieron de todo: pasta de dientes, harina, manjar, etc, y me dejaron en el ascensor hacia el piso 1, jajaja.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *