fbpx

Todo parecía zanjado pero un rebrote de coronavirus estaría echando por tierra todo el esfuerzo de la UEFA y de las autoridades portuguesas para que Lisboa acoja la fase final de la Champions League.

Durante los últimos días se ha informado sobre un aumento en los casos de personas contagiadas por lo que el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, decidió “endurecer el distanciamiento social con medidas que apuntan a profundizar el aislamiento”.

En cuanto a las nuevas reglas, se decidió la prohibición de reuniones en grupo de más de 10 personas, el cierre de cafeterías y locales comerciales a partir de las 20 horas.

En cuanto a la Champions, esta se jugaría entre el 7 y 23 de agosto en los estadios Da Luz y José Alvalade, y el formato a partir de cuartos de final sería a partido único y eliminación directa.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *