A los 4 minutos del segundo tiempo un corte de energía eléctrica provocó la suspensión del partido entre Curicó Unido y Universidad Católica cuando el marcador favorecía a los locales por 2-0 y mientras el arbitro Nicolás Gamboa discutía con los encargados del VAR un penal a favor de los cruzados.

La alerta de que algo andaba mal comenzó justo en el arranque del complemento por la gran cantidad de humo que salía desde una de las bodegas del estadio La Granja. Sin embargo, y pese a lo evidente del problema, Gamboa decidió continuar.

Tras el corte, bomberos acudió al recinto y en su informe técnico informó que “aparentemente hubo un calentamiento en la sala eléctrica del estadio, lo que provocó fuego. La situación está controlada, pero está demasiado contaminado con el humo y el mismo polvo que usamos para controlar el fuego”.

Y agregó que “ventilando el lugar, veremos hasta dónde llegó el daño eléctrico en la sala. Recién revisaremos por dónde partió y ahí se determinará qué pudo haber sido”.

Ahora, corresponde a la ANFP fijar la reprogramación del partido.

Cabe recordar que de acuerdo a las bases del Campeonato Nacional, la segunda rueda no puede comenzar si aun restan partidos pendientes de la primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *