Los albos estiraron su agonía hasta la última fecha del fútbol chileno, luego de empatar sin goles contra Cobresal. Su futuro se decidirá en Rancagua, donde jugarán con O’Higgins para decretar si se mantienen en la Primera División o corren el peligro de descender, por primera vez en la historia, a la Primera B.

La polémica de la semana se situó en el Monumental, tras una jugada en los descuentos del segundo tiempo, en la cual Maxi “peluca” Falcón, luego de una serie de rebotes golpeó el balón con la punta del pie. No obstante, en ese mismo momento, uno de los defensores del cuadro Minero, golpeó el pie, específicamente cerca de la canilla a Falcón, quien dio serias y evidentes muestras de dolor.

Ante las insistencias de dolor por parte de Falcón y las peticiones de los albos para que el juez del partido, Francisco Gilabert, fuera al VAR a revisar la jugada, este tardó unos minutos en ir. Sin embargo, decidió acudir a la tecnología para dictaminar si era penal. Luego de la revisión y la falta que fue acusada por el banco de Colo Colo mediante gritos, el juez decidió no cobrar el penal cometido al “peluca”.

Los comentarios no tardaron en salir. Uno fue de Daniel Morón, exarquero colocolino, quien afirmó que Gilabert “no tiene los cojones para tomar decisiones”. Mientras que el segundo comentario vino del timonel de los albos, Gustavo Quinteros, quien criticó y aseguró que “el árbitro cometió un error terrible, nos privó de salvarnos de todo”.

Así es como Colo Colo jugará al “todo o nada” contra O’Higgins, donde se encuentra en la obligación de ganar ya que, si el cuadro albo perdiese, quedaría en la zona roja y tendría que jugar el partido de definición para saber si se mantiene en la Primera División o desciende.

Para más información deportiva del fútbol nacional e internacional, visita GolMaster.

Créditos imagen: 24Horas.cl

Tus comentarios en GolMaster