Era el partido ideal para tomar un envión anímico de cara a la segunda rueda del Campeonato Nacional, pero nos volvimos a quedar con una sensación amarga y con más dudas que certezas.

Y aunque sé notó, al menos en los primeros 45 minutos que hubo un cambio de actitud de algunos jugadores, finalmente abrochamos la sexta derrota consecutiva que nos dejó en la decimoquinta posición.

Un bajísimo nivel de juego que da para pensar. ¿Se está cocinando una cama? ¿El bajón es solo parte del proceso? ¿Hay pasta para revertir los malos resultados? Estas y muchas otras preguntas nos hacemos cientos de hinchas de Palestino que estamos cansados de ver jugadores trotando en vez de mojar la camiseta. Y ejemplos hay varios.

Pero bien. Lo cierto es que la derrota ante la UC era previsible pero no como se dio. El mejor equipo del fútbol chileno de los últimos 3 años cuenta con jugadores notoriamente superiores en técnica futbolística y se notó en cada rincón de la cancha. Un tema aparte es el plantel corto que maneja Ivo Basay y que no le da chances para cambiar un esquema cuando los partidos están cuesta arriba.

¿Qué queda ahora? Que en el inicio de la segunda rueda el amor propio de cada jugador sea capaz de hacer olvidar la tortura de los últimos seis partidos de nuestro querido club.

Juanri Salame

Por Paisano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *