No pueden pasar desapercibidas ni por un momento los comentarios post partido de Martin Palermo tras el Curicó Unido 2×4 Unión Española, donde acusó a sus dirigidos, públicamente, de falta de compromiso.

Muy difícil de entender viniendo de un jugador que lo ganó casi todo y que vivió la presión, locura y exacerbada pasión con la que se vive el fútbol en Argentina, más aún en Boca Juniors.

Y si bien ahora es Director Técnico y no jugador, el hecho de haberlo sido tiene que ser un plus para entender y manejar efectivamente su ego, su capacidad de liderazgo y comunicación. Inclusive no habiendo sido jugador yo diría; ¡error fundamental querido Martín! No se puede desde ese rol o posición, pase lo que pase, salir a culpar a tus dirigidos por falta de compromiso, por mucho que tengas razón y estés en lo cierto. Es una regla básica, fundamental del liderazgo no exponer a los dirigidos de esa manera, sino discutir este tipo de comportamientos o ideas a puertas cerradas, de una manera constructiva.

Cuando recibes un equipo en puestos de clasificación a Copa Libertadores y luego enrielas un rendimiento de 22% para dejar al equipo, actualmente, una sola posición más arriba del partido de promoción, es por qué algo sucedió a nivel dirigencial y/o técnico, quedando este último como responsable de la motivación y dirección o falta de estas del equipo.

Mientras tanto, volvió a perder el siguiente partido (1-3 vs. Wanderers) y sólo le quedan 2 partidos (Universidad de Chile como local y Unión La Calera en condición de visita) como para ganarlos, convencer y poder revertir así la situación en la cancha, con resultados, o bien salir por la puerta de atrás del club que le dio la confianza para consolidar sus posiciones de clasificación a copas internacionales. A juzgar de sus dichos, pareciera estar prefiriendo lo segundo.  

Para más información deportiva del fútbol nacional e internacional, visita GolMaster.

Créditos imagen: 24Horas.cl

Tus comentarios en GolMaster