Con casi nulas opciones de clasificar a copas internacionales, Blanco y Negro tiene claro que habrá una poda importante de jugadores de cara a la próxima temporada: el bajo nivel individual y disminuir gastos en sueldos serían las principales consideraciones de la concesionaria.

Y los primeros cortados serían dos futbolistas que no tienen opción en el esquema de Gustavo Quinteros. El primero de ellos es el mediocampista de Carlos Carmona. El coquimbano nunca llegó al nivel que lo situó entre las grandes figuras en Italia.

El otro es el portero Darío Melo. El ex Palestino llegó a ocupar el segundo puesto de arquero pero la llegada de Miguel Pinto lo relegó a un lugar donde casi no se sabe de él. A eso se suma que Omar Carabalí volverá a Colo Colo en enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *