En un partido con pocas ocasiones de gol, Colo Colo venció por la cuenta mínima a la Universidad de Concepción y mantuvo la categoría.

Lecciones y aprendizaje. Dos palabras que describen lo que fue el 2020 para Colo Colo. El Cacique estuvo a 90 minutos de caer a Primera B por primera vez en su historia, pero el peso y la calidad de sus jugadores impidieron una sorpresa mayor. Y aunque sorprenda a muchos, quien se echó el equipo al hombro y deslumbró fue un jugador de tan solo 19 años: Pablo Solari.

El argentino no se achicó, se transformó el héroe y fue el autor del único gol del partido que mandó al descenso al Campanil, un equipo que se mostró sin ideas de juego y que no encontró la forma para destrabar el esquema albo.

Con el gol el Cacique se desahogó y se notó. Comenzaron a presionar en todo el terreno de juego y a ratos mostraron un juego intenso que no prosperó. Ignacio Jara comenzó a distribuir el balón y en conjunto con Solari fueron los agentes ofensivos de un equipo que, a pesar de todo, no evidenció la falta de Valdivia, Fernández, Paredes y compañía.

Ya en el complemento la desesperación de los de la Octava Región era notoria. Carvallo no supo generar fútbol, Carreño perdió en las marcas y Cecilio Waterman fue quien más ganas mostró de dar un golpe de timón.

Los minutos corrían de forma lenta y la tensión se acumulaba en el césped del Fiscal de Talca haciendo el juego lento y sin fútbol. Pitazo final y celebración alba con llanto y alegría.

De esta manera, la Universidad de Concepción se transformó en el tercer descendido tras Deportes Iquique y Coquimbo Unido.

Ahora, con la permanencia en el fútbol de honor asegurada, Blanco y Negro deberá armar un plan de trabajo serio y a corto y mediano plazo, y teniendo en cuenta que una situación similar podría cambiar la historia del club chileno más exitoso para siempre.

Para más información deportiva del fútbol nacional e internacional, visita GolMaster.

Créditos imagen: 24horas.cl

Tus comentarios en GolMaster