Durante la jornada de ayer, Azul Azul, concesionaria de Universidad de Chile, reveló que durante el 2019 la institución terminó con números rojos, situación que se agravó con la paralización del campeonato nacional.

De hecho, se indicó que la tesorería de Azul Azul terminó pagando antiguas y malas decisiones que obligaron a una reducción de presupuesto para reforzar el equipo.

Ante esto, la concesionaria dio a conocer pérdidas por 3.283 millones de pesos el año pasado, “a pesar de tener ingresos que superaron los 14 mil millones y costos cercanos a $13.000.000.000”.

¿Por qué esta cifra? Se debe a los altos gastos de administración por contrataciones y viejas plantillas donde se gastaban más de $800 millones mensuales.

Tras conocerse las cifra, el cuadro azul no descartó optar a un crédito de la ANFP. Sin embargo, la decisión final dependerá de las condiciones que les entreguen los dirigentes de Quilín.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *