La creación del nuevo torneo europeo tendría consecuencias no sólo en la competición masculina, sino también en su par femenino.

La UEFA ha sido clara en no permitir esta competición, al considerarla cínica y que responde a intereses particulares. Además señaló que los clubes involucrados no podrán jugar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial. Además, sus jugadores podrían verse privados de la oportunidad de representar a sus selecciones nacionales.

Hasta el momento, los equipos que participarían son el AC Milan, el Arsenal FC, el Atlético de Madrid, el Chelsea FC, el FC Barcelona, el FC Internazionale Milano, la Juventus FC, el Liverpool FC, el Manchester City y el United, el Real Madrid CF y Tottenham Hotspur.

Desde la otra vereda, Nadine Kessler, jefa de fútbol femenino de la UEFA, emitió una carta pública con su opinión y el impacto de la propuesta de la Superliga.  

“Esta noticia llega sin ninguna consulta y en el momento en que la Liga de Campeones Femenina de la UEFA está a punto de experimentar un cambio transformador a partir del próximo verano –detalla la misiva-. En otras palabras, es una amenaza directa a todos los planes que hemos elaborado cuidadosamente junto con la ECA, sus clubes y las ligas, para la nueva Liga de Campeones Femenina de la UEFA”.

Kessler explicó que la nueva versión del torneo femenino proporcionará no sólo más visibilidad a la competencia, sino también mejores recompensas financieras y solidaridad “todo con el objetivo de generar una nueva era para todo el fútbol femenino”.

¿Por qué esto impacta el juego de las mujeres?

La ex futbolista explicó que el fútbol femenino, su profesionalización y desarrollo aún se encuentran en sus primeras etapas.

“(…) Si bien ha habido avances trascendentales en el juego, necesitamos más clubes, federaciones y órganos de gobierno que inviertan para proporcionar estructuras profesionales de las que se puedan beneficiar más jugadoras”.

Añadió que no sólo se necesitan más clubes, sino un mejor equilibrio entre éstos, para que más jugadoras puedan prosperar: “Con una Superliga femenina europea cerrada, esto no es posible. Por supuesto, tal desarrollo sería igualmente devastador para todas las ligas nacionales, que han hecho enormes esfuerzos para profesionalizar el juego femenino”.

“Siempre hablamos de vínculos más estrechos entre el fútbol masculino y femenino, de una mayor solidaridad; ahora es el momento de mostrar solidaridad”, destacó en la carta

Para más información deportiva del fútbol nacional e internacional, vista GolMaster.

Crédito imagen: UEFA via Getty Images

Tus comentarios en GolMaster