El delantero de Santiago Wanderers, Sebastián Ubilla, reveló que cada vez que tiene que salir de su casa lo hace con un “miedo terrible” debido a que su hija padece de problemas respiratorios.

A través de una conferencia de prensa, el atacante ‘caturro’ afirmó que “me costó mucho salir. Antes de la cuarentena me vine a la casa de mis papás en Quilpué, porque tenía que entrenar. Hace dos años, mi hija la tuve que internar dos semanas con oxígeno por un problema pulmonar. Ella ya tiene pulmones débiles e imaginen que le pase algo, se me va a la mierda. Entonces salgo con un miedo terrible”.

Ante la delicada situación, Ubilla sostuvo que sus compañeros de equipo y el cuerpo técnico que dirige Miguel Ramírez conocen su situación.

“Me dijeron que si yo no estaba seguro, podía no volver a entrenar. Pero fue una decisión familiar, el fútbol me apasiona, es todo y tomando los resguardos, dije que iba a entrenar a igual, cumpliendo todos los protocolos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *