Una publicación de El Mercurio desencadenó variadas molestias al interior de Colo Colo y de la concesionaria Blanco y Negro.

Esto debido al sueldo que recibe el vicepresidente ejecutivo de ByN, Harold Mayne-Nicholls, como asesor en la Inmobiliaria Estadio Colo Colo.

De hecho, la propia SA votó hace unos meses que Mayne-Nicholls no recibiera un salario por su cargo, pero en virtud de la función que asumió como asesor de la Inmobiliaria, a cargo del plan para mejorar la infraestructura del estadio Monumental, ahora percibe mensualmente una cifra cercana a los 5 millones de pesos.

La situación causó un problema más en Blanco y Negro, y a pesar de que la concesionaria defendiera su nombramiento al sostener que Mayne-Nicholls seguía trabajando por el club, pero sin recibir dinero desde abril pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *