Se acabó la primera rueda para la U, y la sensación es completamente amarga. Luego de un inicio prometedor, post-pandemia la U ha bajado su nivel de manera preocupante, lo que tiene a su técnico en la cuerda floja.

Se acabaron las primeras 17 fechas del Campeonato Nacional, y da la sensación de que hubo dos equipos que se llaman Universidad de Chile: uno fue el que jugó entre enero y marzo, y otro equipo totalmente distinto es el que se ha presentado en cancha desde que volvió el fútbol chileno post-pandemia.

Durante enero y marzo, la U era un equipo en formación, con una gran complicidad entre los jugadores jóvenes. Lentamente se iba entendiendo la dupla Montillo-Larrivey, y cada fin de semana se veía un equipo aguerrido, con ganas de triunfar, y que era un potencial candidato a ser campeón, si es que sumaba pronto los puntos para no descender.

Cuando volvió el fútbol, se presentó un equipo distinto, con el mismo nombre y mismos jugadores. La U se convirtió en un equipo que no sabe plantear partidos, que no sale a ganar, y muy débil defensivamente. Sí, la dupla Montillo-Larrivey se destapó y han rendido, pero además de ellos, no hay mucho más que destacar en el equipo.

En el más reciente partido, la U perdió de visita frente a la Universidad de Concepción, y según han informado diversas fuentes, mañana en la tarde se oficializaría la salida de Hernán Caputto del banco del ‘Romántico Viajero‘.

La U se convirtió en un equipo muy débil mental, ha tenido mala fortuna con las lesiones de jugadores importantes (como las dos lesiones de Galani, la de Pablo Aránguiz y la más reciente de Montillo), pero lo más preocupante, es que se ha olvidado de ganar y de ser superior. Cada vez que los azules se enfrentaron a rivales directos en la punta (como la UC, o la Unión), terminó derrotado, y cuando se vio superior, fue contra equipos que están peleando en la parte baja (como Iquique y La Serena).

No todo es malo, luego de años, la U tiene un 9 goleador, y ha encontrado en Joaquín Larrivey a un delantero que está dónde debe estar y hace lo que debe hacer, anotar. El genio del equipo es indudablemente, Walter Montillo, que es el generador de fútbol del equipo y un verdadero líder en cancha. El problema es que, sin ellos, la U no existe en cancha.

Punto aparte es el planteamiento que ha tenido su técnico, Hernán Caputto, que cada fin de semana ha experimentado erráticamente, no ha sabido leer los partidos y tampoco ha salido a ganarlos, lo que finalmente le colmó la paciencia a los hinchas azules.

¿Qué opinan, azules?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *