fbpx

A sus 38 años, el otrora jugador de fútbol profesional, Ismael “Chupalla” Fuentes, trabaja como encargado de deportes en Colbún, una pequeña comuna ubicada en la provincia de Linares en la región del Maule. Ahí, entre naturaleza y aire limpio, se encarga de todos los proyectos sociales y deportivos de la comuna. Aunque no deja de lado su otra pasión: los caballos y el rodeo.

Pero aquí vinimos a hablar de fútbol y a rememorar el recorrido de un futbolista que, sin esperar mucho, logró destacar entre miles y cumplir el sueño de millones.

La carrera futbolística de “Chupalla”, como lo llamaron desde sus inicios, fue de menos a más. Partió chuteando la pelota en el humilde Deportes Linares, equipo de larga tradición y que actualmente es parte de la Segunda División del balompié nacional. Tras tres años en el “Depo”, dio el paso a las grandes ligas.

¿Qué sentiste al pasar de Deportes Linares a Rangers, y luego a Colo Colo?

Fue sorpresivo pasar a Rangers porque el 2001 Deportes Linares había descendido a Tercera División de ese tiempo, al fútbol amateur. Recuerdo que jugamos unos partidos amistosos contra Rangers y en uno de ellos me vio el profesor Óscar del Solar. Me llamó y me dijo que me sumara a su equipo para disputar el campeonato. Ahí tuve mayor notoriedad.

Jugó la final del torneo 2002 en un equipo que contaba con grandes jugadores como Nicolás Peric, Marcos González y Gustavo Semino entre otros. El 2004 llegó a Colo Colo, un paso decisivo y súper importante. “Recuerdo con cariño el apoyo de los hinchas. Ese año también fui llamado a la Selección y jugué la Copa América en Perú”.

Ídolo en Chiapas

Su paso por el Cacique y por la Roja le abrieron las puertas al mundo. Su buen nivel lo llevó el 2005 al Jaguares de Chiapas de México, su primer desafío internacional en tierras donde a los chilenos siempre les ha ido bien.

En Jaguares, Fuentes estuvo 9 años de los cuales ocho fue capitán. Ídolo de la afición, lideró al equipo dentro y fuera de la cancha y se ganó el respeto de todo Chiapas.

Cuando supiste que la Liga MX tomó la decisión de desafiliar a Jaguares de Chiapas, equipo donde brillaste y fuiste capitán, ¿qué pasó por tu cabeza?

Sentí tristeza por todo lo que viví ahí, por los ocho años que fui capitán y por todo lo que viví. Llegué cuando el club llevaba dos años de existencia y me convertí en el jugador con más partidos oficiales (190). Es bonito quedar en la historia y espero que en un futuro no muy lejano Jaguares pueda volver al sitial que le corresponde.

En 2009 tuvo un breve paso por el Atlas de Guadalajara y en 2010 llegó a la Universidad Católica. Ese año también jugó el Mundial. Tras eso, volvió a Jaguares para cerrar una etapa que nunca olvidará.

Jugaste contra Brasil en el Mundial de Sudáfrica. ¿Cómo viviste esa experiencia?

Jugar un Mundial es el sueño de todo jugador de fútbol. Es un trabajo que toma tiempo: Tienes que hacer buenos campeonatos, sobresalir en la cancha para que el técnico te tome en consideración, llegar a la Selección, hacer una buena Clasificatoria y al final está el Mundial. En Sudáfrica me tocó compartir con grandes jugadores y compañeros que cambiaron la historia del fútbol chileno. Es una experiencia única. Fue inolvidable escuchar y cantar el himno, ver a la Marea Roja en las tribunas.

¿Alguna anécdota de cuando fuiste parte de la Selección?

Tengo muchas, pero contable ninguna, jajaja. Son cosas que quedan en el camarín.

“Viajaba todos los días por la Carretera de la Muerte”

A mediados de 2014, la carrera de Fuentes dio nuevamente un saltó al extranjero. Firmó en el modesto Santos de Guápiles de Costa Rica donde también se convirtió en ídolo. Esta es quizás la aventura más arriesgada de “Chupalla” en el fútbol luego de su paso por Chiapas.

Decidió vivir en la capital San José y conducir todos los días los 64 kilómetros que lo separaban de Guápiles por la carretera Braulio Carrillo, también conocida como la “Ruta de la muerte”. “Salía temprano para no tener contratiempos. La carretera es peligrosa, estrecha en algunos sectores, pero con un paisaje espectacular”.

Al Santos, el exdefensa nacional llegó por una interesante propuesta de un grupo empresarial mexicano que lo conocía y que querían hacer una inversión fuerte para ganar el campeonato por primera vez. “Chupalla” aceptó, en 11 partidos convirtió tres goles, y al equipo “le fue bien”.

El regreso final

Tras eso, volvió a Chile donde fichó por Coquimbo Unido. Ahí jugó 25 partidos entre 2015 y 2016 y anotó 1 gol. Su último club fue su querido Rangers en 2017, donde puso fin a su exitosa carrera.

¿Qué jugador de la actualidad tiene condiciones para triunfar en Europa?

Me gustan varios jugadores: Ariel “Chuky” Martínez de Audax Italiano. Es un jugador muy inteligente que juega al pie y que piensa la jugada antes de entregar el balón. También me gusta como juega Sebastián Galani de la U. En el ascenso de Coquimbo Unido se echó el equipo al hombro y en contención juega muy bien. Ambos jugadores andarían bien en Europa.

¿Podrías armar el 11 ideal con jugadores que compartiste cancha?

En el arco no hay duda: Claudio Bravo. La defensa la armaría con Mauricio Isla, Gonzalo Jara, Waldo Ponce y Jean Beausejour. Al mediocampo, Gary Medel, Arturo Vidal y el costarricense Óscar Emilio Rojas. En delantera, Alexis Sánchez, Humberto “Chupete” Suazo y Salvador Cabañas.

¿Volverías al fútbol profesional como DT o ayudante técnico?

Por el momento no tengo pensado volver al fútbol, quizás más adelante.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *