Muchos son los futbolísticas que poseen apodos de gran imaginación o que tienen relación con su condición de goleador, gran defensa o por su físico (ver nota), y el de Germán Lanaro es simplemente un sobrenombre honorable.

Esto porque el zaguero de Universidad Católica se ganó el apodo de “Lannavaro” luego de anotar un gol en un clásico ante Universidad de Chile.

Y ayer, en las redes sociales de Cruzados se lo recordaron: “¡Qué bien Germán! Lannnavaro dándolo todo en cada ejercicio”.

El sobrenombre hace una clara referencia al histórico defensa italiano de gran trayectoria y campeón del mundo en Alemania 2006, Fabio Cannavaro.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *