Para muchos, jugar al arco es un deporte distinto; para otros, es una opción para los que no tienen habilidad con el balón. Su cotización siempre ha sido inferior a la de los jugadores importantes, hasta que el fútbol evolucionó y se dio cuenta que todo gran equipo parte por su arquero (normalmente, además, el capitán), que hoy no solo ataca y lidera al bloque defensivo, sino que además juega.

Nuestro equipo ha sido un adelantado en esta materia y siempre hemos tenido porteros muy por sobre la media del fútbol nacional, que han derrochado pasión por la camiseta azul con la U roja, y se han jugado la vida en cada balón que ingresa al área chica.

Hoy los recordamos. Afortunadamente, un trabajo fácil, puesto que han sido pocos los que han defendido el pórtico azul por muchos años. En su estilo, cada uno de ellos marcó una época indisolublemente ligada a la historia bullanguera de nuestro Club. Revisemos quienes son a nuestro juicio, los más destacados en este derrotero.

Eduardo Simián

El primer ídolo de la U, Eduardo “Pulpo” Simián. Jugó dos años profesionalmente en el club (1938 a 1940), con apariciones esporádicas en 1942 y 1946. Jugó 51 partidos. Atajó en el primer partido que los azules jugaron en Primera División, en 1938. Fue capitán del equipo en el primer título que ganó la U: el Campeonato Nacional de 1940, donde era el alma del equipo. Incluso, fue presidente del Club en 1950, cuando aún era parte de la rama de fútbol de la Casa de Bello.

Fuera del fútbol, se tituló de Ingeniero en Minas en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile, y participó en el grupo de pioneros que descubrieron el petróleo en Chile, en 1945. Además, fue ministro de Minería del gobierno de Eduardo Frei Montalva, y le tocó defender la Ley de Chilenización del Cobre en 1965. Es probablemente el futbolista más destacado en una profesión universitaria en nuestro Club y, con toda seguridad, en el fútbol chileno.

Falleció en 1995 a los 80 años.

Manuel Astorga

Astorga fue el arquero del ya mítico y legendario Ballet Azul, esa sola mención bastaría para dejar en claro la importancia de su palmarés.

Al igual que Simian, fue profesional universitario, y ejerció hasta mucho tiempo después de su retiro del fútbol.

Debutó en 1956 y jugó hasta 1967. Volvió a la U en 1973 y se retiró en 1974 defendiendo la camiseta del Romántico Viajero. Además defendió a La Roja en el Mundial del ’62; su bajo perfil probablemente ha impedido que su figura se convierta en leyenda, sin embargo, es probablemente el arquero más importante en la historia de nuestro Club.

Jugando por la U ganó los campeonatos de 1959, 1962, 1964, 1965 y 1967.

Hugo Carballo

Hugo Carballo llegó a la U en 1975, jugó 323 partidos, siendo el segundo extranjero com más partidos jugados, sólo superado por Sergio Vargas.

Para muchos de los hinchas que hoy visitan el Pasional con sus hijos y nietos, es junto a Jorge Socías, el jugador más importante de la época oscura de nuestro Club, en que no se lograron títulos nacionales, aún cuando hay equipos por todos recordados, que estuvieron a minutos de serlo. Para todos quedará en la historia de la infamia del fútbol chileno el penal que Enrique Marín cobró en el minuto ’90 en el Estadio Federico Schwager de Lota en el año 1980, que impidió que el Romántico Viajero fuera campeón después de 11 años (dato freak: mi papá estuvo ahí).

Fue el arquero titular hasta su salida en 1982. Ganó la Copa Chile (en esos tiempos llamada Copa Polla Gol) de 1979, el único trofeo que la U ganó en sus años de sequía de campeonatos. Además, para los títulos de 1994 y 1995 fue ayudante del técnico, Jorge Socías, quien fuera también su compañero en cancha.

Falleció de cáncer en 1998 a los 54 años.

Sergio Vargas

“Súperman”

Sergio “Súperman” Vargas llegó a la U en 1992 e inmediatamente destacaron sus atajadas, juego con los pies y su personalidad. Fue el arquero titular de los azules hasta 2002, donde jugó 428 partidos, transformándose en el séptimo jugador que más partidos jugó en los azules, además de ser el extranjero con más partidos jugados.

Su llegada coincidió con el renacer de nuestro Club desde las cenizas, su sola presencia intimidaba a los rivales, al punto que parecía imposible batirlo. De ahí su apodo, “Súperman”, porque había partidos en que francamente parecía imposible para un ser humano superarlo. Sus grandes actuaciones devolvieron la autoestima al Club, y desde que se puso “la 1” azul, pareció posible volver a los esquivos triunfos tras largos 25 años.

La historia se encargará de colocar a Vargas en el sitial de los mejores arqueros que han participado en el torneo chileno en su historia. Casi en las postrimerías de su carrera, luego de nacionalizarse chileno, defendió incluso la divisa de la Selección Nacional.

En los diez años que defendió al Romántico Viajero ganó el Campeonato Nacional de 1994, 1995, 1999 y 2000. Además de las Copa Chile de 1998 y 2000.

Johnny Herrera

Foto: Agencia Uno

Hablar de Johnny Herrera es tocar la fibra más íntima del corazón azul; con sus grandezas y errores, siempre parecía movido por una pasión inagotable, que sin duda se retroalimentaba con el cariño que le profesaba la hinchada azul. Más allá del personaje, Herrera fue un gran arquero en lo técnico, psicológico y emocional, piedra angular de muchos títulos de la U y sucesor en linea directa de los grandes porteros antes mencionados. Johnny se instala con toda propiedad en la galería de los ídolos máximos de nuestro Club, no solo por su inigualable palmarés, sino por tener grabado a fuego la U en el pecho como todo hincha reclama de sus jugadores.

Herrera es el último ídolo de la U. El arquero defendió la camiseta azul entre 1999 y 2005, para volver en 2011, donde fue el titular indiscutido hasta su salida en 2019.

Además, es el segundo jugador que más partidos ha jugado por Universidad de Chile, con 497 partidos jugados. También es el más ganador en la historia del Club, pues entre su palmarés destacan ocho Campeonatos Nacionales (1999, 2000, Ap. 2004, Ap. 2011, Cl. 2011, Ap. 2012, Ap. 2014, Cl. 2017) tres Copa Chile (2000, 2013, 2015), la Supercopa 2015 y la Copa Sudamericana 2011.
También, fue capitán del equipo durante 2005, 2016, 2017, 2018 y 2019.

Finalmente, algunas palabras para el actual arquero de la U, Fernando De Paul, quien tiene la oportunidad que pocos logran, y que muchos anhelan, de ponerse “la 1” del Club más lindo de Chile, veremos si está a la altura de las circunstancias, y sinceramente así lo deseamos. Para el recambio nos la jugamos por Cristobal Campos, que tiene todo para seguir la senda de los grandes de la U, depende sólo de él.

Facebook Comments
3 comentarios en «#DíaDelPortero: Grandes arqueros de la U»
  1. Excelente revisión histórica de nuestro amado club. . Con detalles importantes que siempre te enseñan un poco más.

  2. Y Carballo estuvo hasta el 82. El 83 estuvo en Wanderers.
    Y que hay del “gringo” Nef???.
    Fué seleccionado chileno un tiempo. Aunque en realidad nunca fué bueno, ahí no más.
    Te falto otro grande, el Doctor Ibáñez también seleccionado en su época.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *