Cuando el hincha de Universidad Católica lee o escucha el nombre de Darío Bottinelli se le viene a la memoria y al corazón recuerdos imborrables que el paso del tiempo no ha logrado borrar.

Tímido fuera de la cancha, fue el jugador que al hincha de la UC enamora. De técnica exquisita, buena pegada y con la personalidad para echarse el equipo al hombro, Darío Bottinelli fue quien a punta de goles y una pasión desbordada por la UC hizo que comenzara un idilio que perdurará para siempre.

Tres etapas brillantes

La primera parte de esta historia data del verano del 2008, cuando el “Pollo” arribó a San Carlos de Apoquindo con tan solo 21 años y con un gran desafío a sus espaldas como lo era ser el jugador distinto que hiciera funcionar el engranaje de un equipo que venía con hambre de triunfo. Y lo logró.

Debutó en un partido amistoso contra Colo Colo donde anotó el único gol del partido. Días después hizo su estreno oficial en el torneo nacional con dos anotaciones en la goleada de la UC frente a Santiago Morning. En tan solo un mes, Bottinelli quedó grabado en el corazón de todos los cruzados, hasta ahora.

La segunda parte, y la que más recuerdan los fanáticos cruzados se dio el 2010. Aquel año, la UC se consagró campeón bajo las órdenes de Juan Antonio Pizzi tras un gran final donde se le arrebató la copa a Colo Colo en las últimas fechas. “Ayudé para que Católica pudiera salir campeón después de tantos años. Poder ser parte de ese título me hace feliz, la gente me lo recuerda, me hace sentir muy bien y siento un gran cariño por todos los Cruzados.”, confesó el actual jugador de Almagro de las Superliga Argentina.

La tercera parte, entre 2014-2015, fue de dulce y agraz. “Fui goleador del equipo con siete goles y nueve asistencias, pero salimos sub campeones. Con Julio César (Falcioni) no anduvo bien el equipo y con (Mario) Salas se perdió el torneo a una fecha del final. Creo que mi paso por Universidad Católica siempre fue muy bueno”.

Jugar junto a uno de los mejores futbolistas de la historia

En 2011, el gran nivel de Bottinelli lo obligó a dejar Universidad Católica para llegar al poderoso Flamengo de Brasil, una oferta imposible de rechazar si de competencia se trata. Ahí, el “Pollo” se codeó con grandes figuras del fútbol mundial, entre ellos, Wagner Love y Ronaldinho. Alternó con la titularidad, marcó goles importantes y demostró que jugar en equipos grandes y con mucha presión no le pesa para nada. “En Flamengo la pasé muy bien, fuimos campeones y fue un lujo compartir con Ronaldinho en el campo de juego”.

¿Si tuvieras que armar tu equipo ideal con jugadores que compartiste cancha, cuál sería?

Al arco, Alfredo Talavera. En defensa, Leo Moura por la derecha, Paolo Montero como central y Jonathan Bottinelli por la izquierda. Al mediocampo, Tomás Costa, Darío Bottinelli, Lucas Lobos y Felipe Gutiérrez. Como delanteros Ronaldinho, Vagner Love y Adriano.

El sueño de retirarse vistiendo la armadura cruzada

El presente de Darío y de todos los futbolistas es incierto por la pandemia del coronavirus. Y aunque la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) anunció oficialmente la finalización de la temporada 2019/20, lo cierto es que Bottinelli tiene fútbol para regalar por un buen rato desde cualquier rincón del planeta.

Sin embargo, su corazón está en este lado de la cordillera y la tiene clara. ¿Su deseo? Decir adiós vistiendo la camiseta de la UC. “Poder retirarme en Católica sería la frutilla del postre a mi brillante carrera. La llamo brillante porque fuera de mi país jugué en equipos grandes con mucha presión y estuve a la altura en todos siendo un jugador clave”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *