Con altos y bajos. Así puede describirse la última campaña de Coquimbo Unido. Con el deber cumplido de regresar a Primera, el equipo buscó mantenerse en la lista de los mejores equipos del torneo nacional.

Para quienes crecimos yendo cada fin de semana al estadio, en ese tiempo el antiguo estadio Francisco Sánchez Rumoroso, y gritábamos con el alma cada gol de los piratas, volver a esa parte de la liga nacional era hacer justicia al trabajo realizado por los jugadores y equipo técnico.

Con jugadores jóvenes y otros con trayectoria y experiencia -como Mauricio Pinilla-, los piratas tenían plena confianza en una temporada de grandes logros. Se enfrentaron de igual a igual ante cualquier equipo y lo mejor, Juan Ribera, Director Técnico (DT) del plantel hasta hace poco, posicionó a los aurinegros en un nuevo escalón en la historia del equipo. La oncena llegó a la semifinal de la Copa Sudamericana de la Conmebol.

Pocos equipos nacionales han alcanzado esa hazaña. Con un 58,3% de rendimiento, las cuatro victorias, los dos empates y las dos derrotas en el certamen, revolucionaron al puerto y a quienes desde la distancia, llevan al pirata en el alma. Entre ellos, me incluyo.

El equipo de leyendas como Marcelo “Chelo” Corrales, goleador histórico del ‘Barbón’, lograba lo impensado. No importó la derrota para llegar a la final. La hinchada, como siempre y con reconocimiento internacional, agradeció el hecho como un verdadero triunfo para el puerto. Abuelos, padres y quienes son parte de esta generación podrán decir a sus hijos o nietos: “un día estuvimos entre los mejores de Sudamérica”.

Hoy, tras un extraño torneo, Coquimbo Unido está en Primera B. Se podría decir que el equipo no dio la talla para estar en Primera, pero la verdad es que los esfuerzos se centraron en representar al país y su región en el extranjero, hecho que ningún hincha recriminará. A veces, estos son los costos del fútbol.

Para la próxima campaña, “nuevas estrellas” alumbrarán el camino de los del puerto a Primera. Esteban Paredes, Jean Beausejour y uno de los hijos prodigio de Coquimbo, Carlos Carmona, buscarán de la mano del nuevo DT, Héctor “Tito” Tapia, ubicar al equipo en el sitial que todo hincha quiere, en lo más alto del torneo nacional y por qué no, entre los mejores de Sudamérica. Con convicción, experiencia y talento, todo es posible.

El fútbol en región se vive y respira. Este equipo de “galácticos” como lo han llamado, deberá mantener la fortaleza y coraje de la camiseta que viste. De los errores se aprende y ahora, más que nunca, los ‘piratas’ tienen una hermosa segunda oportunidad para demostrar de lo que están hechos y que merecen estar entre los mejores.

Para más información deportiva del fútbol nacional e internacional, visita GolMaster.

Créditos imagen: @CoquimboUnido

Tus comentarios en GolMaster