Me pone muy alegre cada vez que Gabriel Batistuta, ‘Batigol’, está de cumpleaños. Y para ser bien sincero, no tanto por él en sí mismo, sino por el hecho que las redes sociales se inundan ese día del año de videos sobre su legado en goles y en entrevistas o charlas motivacionales y de liderazgos que imparte en el mundo acerca de su carrera y logros.

Me resulta un deleite visual repasar una y otra vez sus goles y títulos y un verdadero privilegio poder escuchar cómo piensa acerca de éxito, el sacrificio, entrega y esfuerzo que dejaba en cada pelota, en cada partido, por cada equipo que defendió, en cada decisión que tomó.   

Me siento inmensamente privilegiado de poder haber seguido la totalidad de su carrera en el fútbol italiano, donde se cansó de hacer goles en Fiorentina y es leyenda, lo mismo que en A.S. Roma, donde llegó para ganar el scudetto después de 18 años y lo logró siendo goleador indiscutido. En la selección argentina solamente es superado por Lionel Messi como máximo goleador.

En muy resumidas cuentas y entre muchas otras anécdotas, se trataba de un jugador que siempre respetó a sus directores técnicos, que no quiso llegar como capitán ni usar la numero 9 como le prometían en Roma por respeto a sus compañeros, que se cortó el pelo por petición de un director técnico que tuvo en la selección argentina y que muy rara vez fue expulsado siendo un goleador agresivo dentro del área.

Un ejemplo de profesional a más no poder, preocupado en un 100% de rendir dentro de la cancha y de dar lo mejor de sí en todo momento, durante toda su carrera y desde todos los papeles que le tocó desarrollar. Personalmente, uno de mis máximos referentes sudamericanos junto a Marcelo Salas y Ronaldo Nazario da Lima.

Gracias por tanto Gabriel. Y muy feliz cumpleaños al argentino más humilde que conozca.

Para más información deportiva del fútbol nacional e internacional, visita GolMaster.

Créditos imagen: Kodro Magazine

Tus comentarios en GolMaster