Fríamente hablando, no me parece un desastre la elección de Martin Lasarte como Director Técnico de la selección chilena. Estamos ante un Técnico que tiene una trayectoria y currículum bastante aceptable, que conoce y ha sido exitoso en su paso por Chile (fue campeón con Universidad de Chile y promedió un 61% de rendimiento entre la U y UC) y que dejó una imagen de un juego aceptable al paladar del hincha.

Lo que molesta, incomoda y enoja es claramente la forma en que la ANFP llevó adelante todo este proceso, con complicidad de los medios de comunicación tradicionales, que al no encontrar una dirigencia fuerte y segura, llevaron al país a tener que soportar una histórica y ridícula danza de nombres de las más variadas nacionalidades, trayectorias y estilos de juego. Una falta de seriedad, respeto y prolijidad insufribles que al menos llega a su fin.

En el más absoluto misterio quedará que es lo que realmente sucedió con la nominación del técnico como proceso. ¿Llega Lasarte por descarte o convicción? ¿Se tuvo en cuenta las características de los jugadores y de lo que Chile necesita a la hora de contactar a los técnicos que sonaron? ¿Por qué no se eligió un Técnico chileno?

Respecto de esta última pregunta, creo relevante decir que no se puede contratar un Director Técnico chileno sólo por el hecho de serlo. Lo importante claramente son las características, capacidades y frutos que este haya conseguido. Y por esto partí diciendo que el anuncio de Martín no es un desastre; tiene mejor trayectoria, rendimiento y palmarés que José Luis Sierra, por ejemplo. Además, en su estadía en Chile presentó una cercanía importante con el medio periodístico nacional, a diferencia de Reinaldo Rueda, por ejemplo, lo cual aleja la selección de los hinchas.      

Se necesita, por tanto, lograr por parte del Director Técnico de la Selección un reencantamiento con el jugador y con el hincha; con el jugador para que éste recupere la confianza y la pasión por defender los colores patrios y con el hincha para empujar y acompañar este proceso como corresponde.

Machete llega así a poner control, disciplina y dignidad al cargo. Todo el éxito, Don Martín, y bienvenido a casa! 

Para más información deportiva del fútbol nacional e internacional, visita GolMaster.

Créditos imagen: ADN Radio

Tus comentarios en GolMaster