Rodolfo Buqué, abogado de Dahian Madrid, enfermera que cuidó a Diego Maradona, aseguró que el ídolo del fútbol mundial sufrió un golpe en su cabeza días antes de morir y que tenía problemas cardíacos, que de haber sido tratados habrían salvado al 10.

A través de una entrevista en el canal TN de Argentina, Buqué sostuvo que «Maradona se cayó el miércoles anterior a su fallecimiento. Tuvo un golpe, se cayó y se golpeó y tampoco lo llevaron a un hospital a hacerse una resonancia o una tomografía. Cuando se cae, lo levantan. No fue mayor el golpe. Pero sí tuvo una caída. Se había golpeado del lado derecho, contrario a la operación. Y fue levantado y siguió su vida normal«.

Además, Buqué denunció que «el enfermero del turno noche le tomaba la presión. El día anterior de su muerte, la presión arterial de Diego Maradona era 130-100 y las pulsaciones por minuto llegaron a 115. Para un paciente cardíaco el límite debe ser de 80. Lo que le pasó se veía venir«.

«La primera responsabilidad es del médico, y la segunda de la familia. Ni baño tenía la habitación. Le pusieron un baño portátil. Maradona pudo haberse alojado en la clínica más lujosa del mundo y estaba en un lugar inhabilitado. De no haber estado allí, hoy probablemente no estaría muerto«.

Tus comentarios en GolMaster